Cruelty Free: El Origen

Desde la antigüedad, grandes personajes han realizado estudios en animales con el fin de obtener información sobre la fisiología humana. Alcmaeon e Hipócrates realizaban disecciones de animales con el objeto de conocer el funcionamiento del organismo humano. Para Aristóteles existía una jerarquía natural en la que los animales debían beneficiar a los seres racionales (Felipe, 2009). Más tarde, Galeano realizó los primeros estudios experimentales en animales para explicar modelos fisiopatológicos, proporcionando una base para las prácticas médicas en los siglos posteriores (Reich, 1995).

Afortunadamente la historia empezó a cambiar en 1959 cuando Russell y Burch publicaron The principles of Humane experimental technique, estableciendo los principios orientadores al uso de los animales de investigación conocidos como el principio de las 3R:

  1. Reducir el numero de animales a experimentar.
  2. Remplazo a modelos no animales.
  3. Refinamiento de técnicas que eviten sufrimiento animal.

La industria cosmética es uno de los campos donde la experimentación animal es ampliamente utilizada. La innovación de productos es un importante motor de crecimiento del mercado cosmético, por lo que la versatilidad y renovación constante lleva a la necesidad de estudios para validar nuevos productos, muchos de los cuales son lamentablemente realizados en modelos animales amparados en la legislación de algunos países.

Si bien la UE, India y cada vez mas países están prohibido la experimentación animal en productos cosméticos y la venta de productos que hayan sudo experimentados en animales, aun existen muchos lugares donde estos procedimientos si se pueden realizar. El caso de China es preocupante, porque su ley obliga a las empresas a probar con animales, a pesar de que había empresas que ya no lo hacían, ahora, tienen que hacerlo por obligación, como ha expresado Michelle Thew, Directora Ejecutiva de Cruelty Free International (Igualdad Animal, 2012). Es decepcionante que algunas empresas hayan caído en la tentación del mercado chino y permitan que los animales paguen el precio (Hills, 2012).

El término Cruelty Free fue usado por primera vez por Lady Dowding quien persuadió a los fabricantes de pieles falsas a usar la etiqueta Beauty Without Cruelty en 1959. El término fue popularizado en US en la década de los 70 por Marcia Pearson quien fundó el grupo Fashion With Compassion (Stepaniak y Messina, 2000). Sin embargo, no existe definición legal para el uso del término, ya que algunas compañías pudiesen no experimentar en sus productos cosméticos terminados, pero si en las materias primas u otros ingredientes utilizados en su elaboración.

Para ver los sellos cruelty free en nuestros productos, visita la entrada de sellos y certificaciones.

CAMPAÑA: #BeCrueltyFree Chile eliminemos las pruebas en animales para cosméticos

Queremos que el congreso pueda discutir el proyecto de Ley que busca terminar con las pruebas en animales para cosméticos en Chile y las pueda remplazar con métodos alternativos más eficientes y éticos. 

En Chile, no existe regulación o prohibición sobre estas prácticas, por lo mismo, tampoco se ha creado una instancia fiscalizadora. Durante el año 2018, según información obtenida por Ley de Transparencia, un total de 238.508 animales fueron vendidos por el Instituto de Salud Pública para pruebas en laboratorios, de los cuales una cifra indeterminada corresponde a aquellos utilizados en la industria cosmética.

En Chile, la legislación vigente establece normas para experimentos con animales vivos en la ley de protección animal 20.380, la que fue modificada recientemente. Descargar la Ley Chilena 

Los principales tipos de animales utilizados por la industria cosmética para testeo son ratones, ratas, conejos y cobayos, los que son expuestos a pruebas de irritación de la piel o los ojos, estudios repetidos de alimentación forzada para análisis toxicológicos, pruebas de “dosis letales”, correspondientes a la ingesta o inhalación forzada de grandes cantidades de un producto químico para determinar la dosis exacta que causa muerte en ellos, entre otras prácticas altamente dolorosas, angustiantes y estresantes.

A pesar de que muchas de esas pruebas no son requeridas por ley, y frecuentemente producen resultados inexactos o erróneos, siguen siendo realizadas. Por ejemplo, solo un 5 a un 20 % de las sustancias nocivas para los animales tienen efectos en los humanos. 

El año 2016, la bancada PARDA (Parlamentarios por la Dignidad Animal), con el apoyo de las organizaciones Te Protejo y No Más Vivisección, presentó un proyecto de ley (boletín 10.514-11) que busca una modificación al código sanitario, para que no se permitan test en animales en las pruebas de seguridad de cosméticos para comercialización en Chile, tanto en productos finales como ingredientes. Exigiendo la realización de test alternativos, más eficientes y acordes a los avances tecnológicos. 

Este proyecto de Ley es ahora apoyado por Humane Society International, a través de la campaña #BeCrueltyFree Chile. ¡Apoya este proyecto de Ley Firmando esta petición y ayúdanos a demostrarle al Congreso que el testeo en animales para productos cosméticos es innecesario y debe ser prohibido! 

En conclusión, el remplazo de animales de investigación es una tendencia que se está imponiendo en Chile y el mundo. Como empresa ética debemos conocer los aspectos bioéticos involucrados en la fabricación y testeo de productos cosméticos y es nuestro deber asumir un rol activo en futuros debates sobre la legislación acerca del uso de sujetos de prueba, generar consciencia y fomentar el respeto a todas las criaturas que habitan el planeta.

¡Prefiere Cruelty Free prefiere Moga Tienda!

REFERENCIAS

Felipe ST. Antropocentrismo, sencientismo e biocentrismo: perspectivas éticas abolicionistas, bem-estaristas e conservadoras e o estatuto de animais não-humanos. Rev Páginas Filos. 2009; 1(1):1-30.

Hills, S. (1 de Agosto de 2012). dailymail.co.uk. Recuperado el 19 de Agosto de 2016, de http://www.dailymail.co.uk/news/article-2181468/Big-beauty-brands-droppingcruelty-free-animal-testing-policies-sell-products-China.html?ito=feeds-newsxml

Igualdad Animal. (31 de marzo de 2012). Recuperado el 19 de agosto de 2016, de http://www.igualdadanimal.org/noticias/6645/empresas-cosmeticas-vuelvenexperimentar-en-animales-para-vender-en-china

Reich WT. Encyclopedia of Bioethics. 2a ed. New York: Macmillan. 1995. p143-4.

Stepaniak Joanne, Messina Virginia (2000). The Body Beautiful, The Vegan Sourcebook McGraw-Hill Professional, ISBN 978-0-7373-0506-7. 


Dejar un comentario